dimecres, 30 de novembre de 2022

DEDICATÒRIA BARDERIANA

 





Moltes gràcies a Damià Bardera pel donatiu dedicat, per formar part del jurat final en la categoria en català de la XII edició del Microconcurs de La Microbiblioteca i per la seva passió pel microconte.





*Damià Bardera.


Damià Bardera Poch (Viladamat, 1982) és escriptor, assagista i Doctor en Filosofia per la Universitat de Girona. Professors de tallers literaris, actualment viu a Girona.

L'any 2007 va guanyar el premi Marià Manent de Poesia de Premià de Dalt amb el llibre el penúltim vòmit (Viena, 2008). Dos anys més tard, va sortir publicat el seu segon llibre, i alguns contes per llegir-los d'amagat (El Cep i la Nansa, 2010), recull de contes que va merèixer ser finalista del V Premi el Temps de les Cireres al millor llibre publicat en català l'any 2010 per un autor jove menor de 35 anys.

A partir del 2010 i fins al 2016, va publicar set llibres de narrativa, tots amb l’editorial El Cep i la Nansa: fauna animal (2011), els homes del sac (2012), els nens del sac (2013), contes de propina (2014), nens de llet (2016) i la novel·la Viladelsac (2015).

A principis de l’any 2019 va veure la llum l’antologia Un circ al pati de casa (Empúries, 2019), amb pròleg de Toni Sala.

Dels articles i assajos, destaquen Estrella Damm, Mediterròniament. La catalanitat emocional (Biblioteca del Núvol, 2013), escrit conjuntament amb Eudald Espluga, i L’home del sac: arquetip modern del no-res (Emboscall, 2015); també ha publicat el dietari assagístic Cal Ratoliu (El Cep i la Nansa, 2019).

Alguns dels seus contes s’han traduït al polonès, al croat, al rus, al neerlandès, al gallec, al castellà i a l'anglès.

El seu darrer llibre és Bèsties de companyia (Godall Edicions, 2022), un recull de contes satírics centrat en el món educatiu i en l’àmbit laboral.




*Il·lustració de Clara Jané Folch.



Joaneta

Mentre fa via cap a la ciutat, xino-xano, Joaneta pensa en tot el que farà un cop vengui la mercaderia. Amagarà els diners sota el coixí i, tant bon punt el vent li bufi de cara, comprarà un parell de dosis més. Les vendrà altra vegada i, amb els guanys obtinguts, en comprarà quatre més. I així anar fent, fins a fer-se rica.
A mig camí, Joaneta s'asseu a l'ombra d'un arbre -un plataner- i reposa una estona. Prepara xeringa, goma, i, al cap de deu segons, ja és rica, viu a ciutat, té les dents blanques -i en ordre-, un qaudre hiperrealista al saló de casa i un gos net i afable que no es cansa de remenar la cua quan ella torna a la feina.

******

En despertar-se, ja gairebé és fosc. S'espolsa la son de les orelles i enfila el camí de tornada a casa, xino-xano, tot fent alguna essa i seguint el curs del rierol. Però al cap d'una estona ja esbufega, està rebentada, té el coll eixut, com si hagués engolit unes quantes pedres mentre dormia. Sota un cel amb alguna estrella, Joaneta es posa de quatre grapes, s'amorra a l'aigua i ja no en surt mai més.

Damià Bardera







Muchas gracias a Damià Bardera por su donativo dedicado, por formar parte del jurado final en la categoría en catalán de la XII edición del Microconcurso de La Microbiblioteca y por su pasión por el microcuento.





*Damià Bardera.


Damià Bardera Poch (Viladamat, Girona, 1982) es escritor, ensayista y Doctor en Filosofía por la Universitat de Girona. Profesor de talleres literarios,  actualmente reside en Girona.

El año 2007 ganó el premio Marià Manent de Poesia de Premià de Dalt (Barcelona) con el libro el penúltim vòmit (Viena, 2008). Dos años más tarde, se publicó su segundo libro, i alguns contes per llegir-los d'amagat (El Cep i la Nansa, 2010), recopilatorio de cuentos que mereció ser finalista del V Premio el Temps de les Cireres al mejor libro publicado en catalán el año 2010 por un autor joven menor de 35 años.

A partir del 2010 hasta el 2016, publicó siete libros de narrativa, todos con la editorial El Cep i la Nansa: fauna animal (2011), els homes del sac (2012), els nens del sac (2013), contes de propina (2014), nens de llet (2016) y la novela Viladelsac (2015).

A principios del año 2019 vió la luz la antología Un circ al pati de casa (Empúries, 2019), con prólogo de Toni Sala.

De los artículos y ensayos, destacan Estrella Damm, Mediterròniament. La catalanitat emocional (Biblioteca del Núvol, 2013), escrito conjuntamente con Eudald Espluga, y L’home del sac: arquetip modern del no-res (Emboscall, 2015); también ha publicado el dietario ensayístico Cal Ratoliu (El Cep i la Nansa, 2019).

Algunos de sus cuentos se han traducido al polaco, al croata, al ruso, al neerlandés, al gallego, al castellano y al inglés.

Su último libro es Bèsties de companyia (Godall Edicions, 2022), un recopilatorio de cuentos satíricos centrados en el mundo educativo y en el ámbito laboral.






Pell de gallina

Quan era petit, el pare em va dur a la muntanya i em va mostrar l’espasa. Em va dir:

<<Fixa-t’hi bé, fill meu, perquè aquell que sigui capaç de desclavar-la serà l’amo del nostre poble>>

Em feia gran i l’espasa no es movia de lloc: radiant, enigmàtica, poderosa. Cada dia n’hi havia uns quants que provaven sort. Però res. No hi havia res a fer. El pare ho havia intentat moltes vegades, sobretot quan era jove. I també els altres habitants del poble. Però no es volia desclavar. No hi havia manera.

Fins que em vaig fer gran. Va ser arribar i moldre. Espasa en mà, vaig baixar al poble i, al bell mig de la plaça, vaig alçar l’arma i la gent va començar a desfilar. Passaven l’un darrere l’altre, ordenats. Els vaig tallar el cap tranquil·lament, sense pressa. Abans de decapitar el pare, recordo que em va mirar emocionat i em va dir:

<<Ets l’orgull de la família, fill meu>>

Se’m va posar la pell de gallina. Vaig seguir amb la litúrgia i, quan ja no quedava ningú dret, vaig plegar l’espasa, me la vaig guardar en una de les butxaques dels texans i vaig fer via cap a casa. En arribar-hi, ja al capvespre, vaig desplegar altre cop l’espasa i encara vaig ser a temps de tallar el cap del gos, que m’esperava amb la cua alçada i un xic de saliva a la boca.

Damià Bardera

 

 

Carne de gallina

Cuando era pequeño, mi padre me llevó a la montaña y me mostró la espada. Me dijo:

<<Fíjate bien, hijo mío, porque aquel que sea capaz de desclavarla será el amo de nuestro pueblo>>

Me hacía mayor y la espada no se movía de lugar: radiante, enigmática, poderosa. Cada día había unos cuántos que probaban suerte. Pero nada. No había nada que hacer. Padre lo había intentado muchas veces, sobre todo cuando era joven. Y también los otros habitantes del pueblo. Pero no se quería desclavar. No había manera.

Hasta que me hice grande. Fue llegar y besar el santo. Espada en mano, bajé al pueblo y, en medio de la plaza, levanté el arma y la gente empezó a desfilar. Pasaban uno detrás de otro, ordenados. Les corté la cabeza tranquilamente, sin prisa. Antes de decapitar a mi padre, recuerdo que me miró emocionado y me dijo:

<<Eres el orgullo de la familia, hijo mío>>

Se me puso la carne de gallina. Seguí con la liturgia y, cuando ya no quedaba nadie en pie, plegué la espada, me la guardé en una de los bolsillos de los tejanos e hice camino hacia casa. Al llegar, ya al atardecer, desplegué otra vez la espada y todavía estuve a tiempo de cortar la cabeza del perro, que me esperaba con la cola levantada  y un poco de saliva en la boca.

Damià Bardera (traducción del catalán de A. Guri)



Fitxa bibliogràfica

Signatura N Bar

Classificació 833.4"20"

Autor Bardera Poch, Damià

Títol Els Homes del sac / Damià Bardera Poch

Edició Primera edició

Publicació Vilanova i la Geltrú : El Cep i la Nansa, novembre 2012

Descripció física 158 pàgines : il·lustracions ; 19 cm

Col·lecció La Cram ; 18

ISBN / ISSN 9788492745579

Matèria Microrelats



dissabte, 26 de novembre de 2022

DONATIUS / DONATIVOS (67)

 




Moltes gràcies a Miquel Àngel Vidal Pons per cedir l'import del seu premi mensual del Microconcurs per la compra de llibres per la Biblioteca de Barberà.


Muchas gracias a Miquel Àngel Vidal Pons por ceder el importe de su premio mensual del Microconcurso para la compra de libros para la Biblioteca de Barberà.








Fitxa bibliogràfica

Signatura N Esc
Classificació 834.4"20"
Autora Escudero, Lorena
Títol Oxímoron / Lorena Escudero
Edició Primera edición
Publicació Granada, España : Editorial Nazarí, julio 2022
Descripció física 117 pàgines : il·lustracions ; 21 cm
Col·lecció Mexuar
ISBN / ISSN 9788419427014
Matèria Microrelats








El tercero por la derecha

Ese era yo en las fotos de colegio. El tercero por la derecha. Sonrisa a rayas, pantalón de pillo. Le tiraba de la trenza a Beatriz. Siempre que nos hacían la foto ponían a las chicas delante y yo aprovechaba para tirarle del pelo. Ahora me lo recuerda cada vez que viene a la consulta. Trae con ella una de aquellas fotos. El tercero por la derecha. Qué guapo eras. Andrés, Benito, Bonal. Ese eras tú, Juan José Bonal, Juanjo. A veces me recita la lista entera como hacía antes, repasando la foto. A veces yo sonrío y respondo Presente, también como lo hacía entonces. Y mientras nos seduce su infiel memoria, esos recuerdos inventados, los dos ignoramos que en placa sobre mi mesa está escrito Dr. García con elegantes letras chivatas. Qué sabrán ellas. Yo era el tercero por la derecha. Y siempre le tiraba de la trenza a Beatriz.

Lorena Escudero









Fitxa bibliográfica

Signatura N Rui
Classificació 834.3"20"
Autor Ruiz, Luis Manuel
Títol Atlas / textos: Luis Manuel Ruiz ; ilustraciones: Borja González
Edició Primera edición
Publicació Badajoz : Aristas Martínez, mayo 2022
Descripció física 202 pàgines : il·lustracions en color ; 24 cm
ISBN / ISSN 9788412435382
Matèria Microrelats







El congreso de la Noche

Hay una cosa que se llama el Congreso de la Noche -dijo el detenido acomodándose las esposas sobre las muñecas-. No me pregunten qué aspecto tienen quienes lo forman porque yo nunca los he visto, ni conozco a nadie que los haya visto, ni siquiera sé si se pueden ver. En mitad de la madrugada, cuando las ciudades se vacían y los semáforos intercambian señales inútiles entre las encrucijadas y los túneles, los miembros del Congreso recorren las calles. A veces, alguien que vuelve tarde a casa divisa una sombra junto al portal, o cree sorprender a un vagabundo que monta guardia frente a la fachada del museo; a veces son mujeres, con el pelo selvático y negro, cobijadas bajo la marquesina del tranvía; ancianos que recogen monedas u hojas secas, como para preservarlas en un álbum; incluso niños, que pretenden buscar a sus madres en la inmensidad de la noche deshabitada. 

El Congreso se reúne, delibera, sopesa, toma decisiones. Antes de que el alba aclare los escaparates, tendrá dispuestas todas las vicisitudes de la jornada de mañana, cada mínimo piñón y engranaje de los que dependerán las vidas de los que ahora, inocentes, duermen sobre sus cabezas. Uno de sus agentes abandona aquí una moneda, tal vez la misma que el otro recogió en un punto opuesto del mismo barrio; una pintada con un verso o una blasfemia surca de repente la tapia que mira a la vía del tren; hay un gato muerto junto a la alcantarilla, con los ojos de ámbar clavados en la constelación más alta del zodíaco. Mañana, esos puntos al azar trazarán una figura y serán los orificios por los que la aguja, al entrar y salir, bordará la silueta de un amor o un asesinato. Igual que un campo minado, el Congreso de la Noche va sembrando las aceras de futuros improbables, de culpas y ultrajes y motivos de redención para que ustedes y yo, y todos los que hormigueamos por las avenidas en horario laboral, tengamos un pretexto para abandonar nuestro dormitorio y no nos encerremos en casa por toda la eternidad, a salvo del mundo. Lamento que hayan tenido que enterarse de este modo, pero ahora lo saben: saben por qué usted conoció a su esposa después de que un tropiezo le hiciera perder el autobús; por qué hubo aquel accidente en la plaza, por qué no estuvo a tiempo en casa para recibir la llamada, por qué el suspenso y la factura; por qué el vestido rojo en vez del morado y justamente esa canción en la radio y el viaje a la playa y el cadáver frente a mi puerta con los ojos abiertos, como el gato en el sumidero. No tengo culpa: fue la noche.

Luis Manuel Ruiz






dimarts, 22 de novembre de 2022

NOVETATS A LA MICROBIBLIOTECA / NOVEDADES EN LA MICROBIBLIOTECA (220)

 





Fitxa bibliogràfica

Signatura N Nav
Classificació 834.4"19"
Autor Navarro, Hipólito G.
Títol Los Tigres albinos : un libro menguante / Hipólito G. Navarro
Publicació Valencia : Pre-Textos, 2000
Descripció física 165 pàgines ; 19 cm
Col·lecció Narrativa (Pre-Textos) ; 441
ISBN / ISSN 8481913022





*Vida, de Cristina Alejos Cañada (2004).



Dibujos de la memoria

Cuando toma la decisión de pintarla, después de tantas vueltas, ella va camino de otros brazos quizá, envuelta en la niebla. El pintor extiende en la inmensidad blanca del papel sobre el caballete un breve fondo de naranjas y rosados, una degradación de tonos cálidos, suponiendo que ella, desde luego más fría, más distante, agradecerá en su retrato esa insinuación de calor protegiendo su espalda. En un arrebato súbito, de un solo trazo, la memoria absoluta que de su rostro tiene obra el milagro de un boceto definitivo. Sus estudios de las telas, de los contraluces, el oficio de tantos años en suma, acuden a borbotones sobre el papel, completan el dibujo sin esfuerzo.
Terminado, visto entero, junto a otras docenas de retratos que le ha dedicado cubriendo las paredes del estudio, el pintor observa la carencia, el hueco, lo imposible de pintar.
Esperará el seguro regreso de ella, de vuelta de sus torpes faenas, para retener otra vez la imagen en la memoria -mientras está con ella sólo son posibles las caricias, los besos, las ansias de piel-, y volverá a pintarla cuando se haya ido, dejando una vez más en la repetición de la pintura la ausencia de la guadaña, su herramienta terrible, tan difícil de pintar, tan imposible.

Hipólito G. Navarro










Fitxa bibliogràfica

Signatura N Olg
Classificació 834.4"20"
Autor Olgoso, Ángel
Títol Bestiario / Ángel Olgoso ; prólogo de Jorge Fernández Bustos
Edició Primera edición
Publicació [León] : Eolas Ediciones, abril de 2022
Descripció física 136 pàgines ; 20 cm
Col·lecció Las Puertas de lo imposible ; 20
ISBN / ISSN 9788418718779
Matèria Microrelats







La quinta extinción

El asteroide se aproxima a un pequeño planeta. magnífico en sus dimensiones y en su velocidad vertiginosa, se ha ido desbarbando durante miles de años y solo ahora el azar le permitirá morir, golpear la corteza del cuerpo verdiazul con una determinación suicida, con un apocalíptico bramido que se propagará al instante a través de su atmósfera. Pero, contra toda lógica, desviado paulatina e imperceptiblemente de su trayectoria, el asteroide roza, sobrepasa el punto de mínima distancia y escapa de la atracción del planeta. Después su estela se pierde en el vacío, en dirección a los sargazos de viejas nebulosas. Para los seres del pequeño planeta no ha sido más que un brevísimo destello, un parpadeo a destiempo, el latido de una vena frente al cielo. Ajenos al peligro, indiferentes al artífice de otro posible destino, los dinosaurios no interrumpen sus premiosas luchas, pastan o devoran, procrean, persisten como amos en su mundo armónico, silencioso e inabarcable, mientras los diminutos mamíferos que huronenan y se ocultan entre las grietas nunca tendrán la menor oportunidad.

Ángel Olgoso






divendres, 18 de novembre de 2022

QUIMERA 467, TOMÁS DEL REY. XV RELATOS EN CADENA.

 






Dins la secció "Los pescadores de perlas" del número 467 de la revista Quimera podem llegir el microrelat guanyador de Tomás del Rey i els microrelats finalistes de la XV edició del concurs Relatos en Cadena de la Cadena SER amb un jurat format per Benjamín Prado, LAura Ferrero, Mara Torres i Javier Sagarna i dotat amb 6.000€.




Ja hi ha disponible el nou número de la revista per consultar a sala a la Biblioteca Esteve Paluzie.








*Tomás del Rey.


Dentro de la sección Los pescadores de perlas del número 467 de la revista Quimera podemos leer el microrrelato ganador de Tomás del Rey y los microrrelatos finalistas de la XV edición del concurso Relatos en Cadena de la Cadena SER con un jurado compuesto por Benjamín Prado, Laura Ferrero, Mara Torres y Javier Sagarna y dotado con 6.000€.




Ya hay disponible el nuevo número de la revista para consulta en sala en la Biblioteca Esteve Paluzie.














Telecomunicaciones

Hígado con destino a Houston enviado por lanzadera para análisis, en paralelo a este telegrama electrónico. Extraído de espécimen capturado nueva especie inteligente. Cocido por mejor conservación. Saludos desde Andrómeda.
Aquí Houston. Recibimos foie sin ninguna explicación. Dedujimos querían celebrar éxito experimento cría de patos en Andrómeda. Sabor delicioso. Ojalá manden pronto noticias de vida extraterrestre. No recibimos sus telegramas por interferencias servidor.
Aquí Andrómeda. Preocupados falta comunicaciones suyas. Extraterrestres en primer momento amistosos luego colonizan cuerpos. Emotividad, euforia y mutaciones. Vigilen hígado enviado.
Aquí Houston. Lloramos sin noticias vuestras. Os queremos, tíos. Tercera cabeza creciéndole a Mackenzie. Una risa. Volved y dominaremos juntos el universo.

Tomás del Rey






Fitxa bibliogràfica

Signatura                   R 80 Qui
Classificació              80(05)
Títol                            Quimera : revista de literatura
Publicació                  Mataró : Ediciones de Intervención Cultural, 1980-
Periodicitat                 Mensual
Descripció física        Il. ; 28 cm
Descripció física        N. 1 (nov. 1980)-
ISBN / ISSN                 0211-3325
Matèria                        Literatura Revistes

dimecres, 16 de novembre de 2022

MICRORELATS D'OCTUBRE / MICRORRELATOS DE OCTUBRE (2)

 


Publiquem els microrelats que van arribar a les deliberacions finals en la categoria en castellà de la convocatòria d'octubre.


Recordem que els microrelats concursants publicats al blog s'inclouran en una publicació en paper que recollirà aquells textos guanyadors i finalistes de cada categoria de totes les convocatòries mensuals.




Publicamos los microrrelatos que llegaron a las deliberaciones finales en la categoría en castellano de la convocatoria de octubre.

Recordamos que los microrrelatos concursantes publicados en el blog se incluirán en una publicación en papel que recogerá aquellos textos ganadores y finalistas de cada categoría de todas las convocatorias mensuales.








Mala sombra

Llevaba semanas sospechando por comentarios que me llegaban, situaciones difíciles de explicar. Así que un día en vez de dirigirme al trabajo, la esperé cerca del portal y no tardó en salir. Caminaba ligera, segura de sí misma y hasta juraría que silbaba. A duras pena podía seguirla. Que visitase a mis padres, con los cuales no me hablo, se lo perdoné. Igual que a mi psicólogo, —a saber lo que le contó de mí—, pero lo que no pude soportar fue verla junto a mi exmujer y los niños. Nunca los vi tan alegres.

Nicolás Jarque Alegre

Albuixech (Valencia)

 





La isla

Creo que no voy a contaros la verdad de lo que me ocurrió en esta isla que visito por primera vez; total, nadie me va a creer. Es lo que nos pasa a los que escribimos una novela tras otra. La gente se acostumbra a suponer que todo lo que contamos es mentira, porque la verdad, si tal cosa existe, es siempre demasiado dura. Así, cuando me llega el momento de abriros el corazón, de desnudarme ante vosotros, de explicar por qué he tenido que venir a esta isla maldita y extraña en la que nunca debería haber desembarcado, sé de antemano que será inútil. Que si os hablo de mi reencuentro con Ilona, de la lancha infecta en la que intentamos escapar de nuestro destino o de la tormenta que nos sorprendió al doblar el cabo, seguiréis leyendo sin inmutaros, como si fuera una más de mis novelas.

Arturo Martínez González

Cádiz




 

El tamaño importa

De todos los compañeros, la mía era la más pequeña. Nunca me había preocupado por su tamaño hasta que Marta me reveló la causa por la que prefería estudiar con Gonzalo. La suya, algo más grande de lo que esperaba, le permitía saciar su voracidad durante horas y aprender el francés por su cuenta. Las otras chicas del instituto la envidiaban por adelantada, de ahí que apenas encontrase amigas con las que conversar de ciertos temas fuera de clase.

Y es que la curiosidad de Martita aumentaba día a día, por ello cuando conoció a Ernesto se olvidó de nosotros. Todo el mundo en el pueblo había oído que la suya, en gran medida heredada del padre, era la más espléndida. Marta pasaba tardes enteras subiendo y bajando por ella, como poseída, hasta el punto de que perdía la noción del tiempo y la castigaban por llegar tarde a casa.

Durante uno de estos correctivos fue a visitarla un primo carnal de su madre, quien le aseguró que no había vicio en el mundo mejor que el suyo y le dio algo de dinero con el que podría comenzar a montarla a su gusto. A nadie extrañó que, nada más levantarle el castigo, la joven lo gastara todo en libros para formar, por fin, su propia biblioteca.

Raúl Aragoneses Lillo

Mérida (Badajoz)





Juegos infantiles

Mientras mamá descansa, nosotras jugamos a los médicos con el estetoscopio y las otras cosas que guarda en su maletín. Nos gusta escuchar los latidos de nuestras muñecas; también les limpiamos la sangre de las heridas, les metemos tubitos por la nariz para que respiren mejor y les hacemos operaciones de urgencia. Pero hoy algo ha salido mal y a la Nancy se le para el corazón. De repente. Aunque sabemos que va a enfadarse, despertamos corriendo a mamá, que, después de mucho esfuerzo, consigue salvarle la vida. Nos ha castigado sin propina y se ha llevado todas las muñecas. Por suerte todavía nos queda algún peluche. Y el bebé.

Margarita del Brezo

Ceuta

 




Los cazadores

Todos en la comunidad quedamos sorprendidos cuando los nuevos padres nos enseñaron al bebé que llevaban en brazos. Era idéntico en forma, tamaño y volumen a los que traían las cigüeñas antes de que París decretase el cierre de su espacio aéreo. Mientras las mujeres lo miraban embelesadas, los hombres, más prácticos, les preguntamos la manera de fabricar una réplica tan perfecta y tan exacta de esas criaturas. Después de sus explicaciones quisimos saber hasta en cuántas ocasiones había sido necesario inyectar más vida en la mujer, al acordarnos de cómo fue creciendo su vientre durante los meses anteriores.  «Nosotros lo hicimos cuatrocientas veintisiete veces», dijo orgulloso el padre, y su esposa, sonrojada, asintió con timidez.

Así fue como empezamos a satisfacer el instinto maternal de las mujeres, y además, alentados por ellas, nuestra actividad cinegética, porque cuando París volvió a permitir los vuelos sobre su jurisdicción, todas las cigüeñas que trataron de visitarnos cayeron abatidas. Teníamos bien engrasadas las armas y ninguno quería dejar de utilizar la suya.

Rafa Heredero García

Laguna de Duero (Valladolid)

 

 

dilluns, 14 de novembre de 2022

MICRORELATS D'OCTUBRE / MICRORRELATOS DE OCTUBRE (1)

 


Publiquem els microrelats que van arribar a les deliberacions finals en la categoria en català de la convocatòria d'octubre.


Recordem que els microrelats concursants publicats al blog s'inclouran en una publicació en paper que recollirà aquells textos guanyadors i finalistes de cada categoria de totes les convocatòries mensuals.




Publicamos los microrrelatos que llegaron a las deliberaciones finales en la categoría en catalán de la convocatoria de octubre.

Recordamos que los microrrelatos concursantes publicados en el blog se incluirán en una publicación en papel que recogerá aquellos textos ganadores y finalistas de cada categoría de todas las convocatorias mensuales.






Supervivent

Es preguntava com havia arribat fins a aquella terra erma. Devia ser una mena de broma. O joc. O potser era un segrest. Feia sis dies que estava allà, sol i nu i no havia ensopegat amb cap tipus de vida. Tenia set i gana i no podia parar de plorar. Allà lluny, li va semblar distingir una figura humana tentinejant d’esgotament. Es va pensar que era un miratge; no obstant això, s’hi va atansar. Era una noia assedegada, bruta i nua. També l’havien abandonada en aquell indret. Un bri d’esperança el va embolcallar. Es van llançar als braços l’un de l’altre en una forta abraçada i aprofità l’avinentesa per palpejar-li el cul i les cuixes. La noia s’apartà indignada i, tot i el seu estat, encara va tenir forces de cridar: «Es pot saber que fas depravat?». «Mmm! Tendra i magra», pensava l’altre mentre salivava.

Núria Pelegrí Bobet

Almenar(Lleida)

 





L’escena del crim

S’assegura de deixar les proves pertinents al lloc adequat. Allà on sap que seran trobades. Ha imaginat l’escena del crim tantes vegades, que té memoritzat fins l’últim detall. I això que els seus companys sempre deien que era un covard, si ara el veiessin. És l’hora. Sent l’ascensor. Els seus passos. Com li cauen les claus al terra abans d’obrir, sempre li passa. Fica la clau al pany, una volta, una altra i entra. Ell està a la cuina, prenent una copa en silenci, no revela la seva presència. Quan ella arriba al dormitori, crida. Ha trobat el llit desfet, una arracada oblidada a la tauleta de nit i unes calcetes vermelles al terra. Llavors plora, torna a cridar, i plora i crida, tot alhora. Ell, encara assegut a la cuina, es fica la mà a la butxaca i compta les monedes que té. Creu que sí, que li arribaran per un paquet de tabac, tot i que fa tant de temps que no en compra un que potser el preu ha pujat.

Beatriz Díaz Rodríguez

Barberà del Vallès (Barcelona)








Revenint

La meva mort va ser com un badall. La vida se’m va escapar, per sorpresa, sol a casa. Després que el càncer s’emportés la Fina, jo m’havia deixat podrir per una culpa que no volia. Ella havia envellit amb una ignorància que em semblava dissimulada. I és que, un any abans de la nostra boda, va morir el Francesc. El Cisco, li’n dèiem. Era ell amb qui la Fina volia casar-se de veritat. La policia va certificar un desafortunat accident que no ho va ser. Abans de fugir, vaig dedicar-me uns instants a contemplar-lo, a baix al pou, amb el cap esclafat i uns ulls de mussol que semblaven encara guaitar-me.

El Cisco i jo érem de la mateixa colla en una joventut agitada. Jo havia après l’ofici de pagès amb un cos fràgil que m’ho impedia. Se me’n reien. Segurament perquè era un nen de deu anys amb cos de nena, el senyor Sebastià em va tatuar la seva perversitat. Amb tinta penetrant. Les seves amenaces em guiaven fins que el seu esbufec esclatava com un animal furiós. La primera vegada va ser la pitjor. Aquell dia hi era el Cisco, el seu fill petit, que se’n delitava amagat amb aquells ulls de mussol que sempre van callar el que havien vist.

Albert González Farran

Arbeca (Lleida)








 

Romanent positiu

Sempre anava amb presses però aquell dia, especialment, no podia permetre’s ni un minut de retard o es quedaria al descobert. Ja havia comprovat que duia el mòbil, les claus i estava a punt de sortir de casa quan va sonar el telèfon fix. Segur que era alguna companyia elèctrica o de gas per oferir-li alguna tarifa-enganyifa, es va dir. Però, tot i així, va optar per respondre. Si digui? Eren els de la companyia del temps. Li brindaven la possibilitat d’ampliar la quota amb vint minuts addicionals la setmana per distribuir-los segons les seves necessitats per tan sols una petita quantitat d’euros més al mes. Ja feia cinc minuts que hauria d’haver marxat. Encara n’hi quedarien quinze.  

Estel Caballé Costa

Torroella de Montgrí (Girona)

 





La marededeu

És gràcies al pare de la dona que ara mateix l’observa amb aparent devoció que ella va salvar-se del foc. No hi ha tornat més, a la seva capella. La rèplica que hi van trobar els assaltants va ser destruïda i ella va passar vint anys al fons d’un rebost al costat de cadires de boga, dos baguls atapeïts de roba vella, botes cobertes de pols i eines de pagès que ningú feia servir. Sap que l’església ha estat reconstruïda, que al seu lloc hi exposen una segona rèplica i que ara mateix ningú preveu que pugui tornar a l’emplaçament original. Fa temps que els corcs han deixat de ser una molèstia, la policromia llueix com mai i les condicions dins de la vitrina són tan estables com acceptables. Encara recorda com va anar que, tot jugant, ella i un parell de criatures més la van desempolsegar. Devien pensar que era una nina antiga, d’alguna àvia que elles no havien conegut. La van vestir i desvestir uns quants cops, fins que se’n van cansar. D’arracades, no n’ha tornat a portar; i més d’un dia pensa que si n’hagués continuat portant, no hauria estat cometent cap transgressió.

David Dot Cervera

Vilafranca del Penedès (Barcelona)

dijous, 10 de novembre de 2022

GUANYADORS D'OCTUBRE / GANADORES DE OCTUBRE (XII EDICIÓ / EDICIÓN)

 



Annie Ernaux,
premi / premio Nobel de Literatura 2022.






Els microrelats guanyadors de la convocatòria del mes d'octubre de la XII edició del Microconcurs són:



Los microrrelatos ganadores de la convocatoria del mes de octubre de la XII edición del Microconcurso son:





CATEGORIA EN CATALÀ:



El nedador

Una tarda de diumenge, l’Otger Forcadell es va capbussar a la piscina del seu xalet i va emergir a la dels Cardona, a l’altre cap del carrer. No va saber com justificar-se davant les mirades desconcertades dels veïns, sorpresos en plena barbacoa. Per no recórrer a l’explicació sobrenatural, va argumentar que no s’hi havia pogut resistir, a aquella aigua tan cristallina. «Un altre dia ens ho demanes, Forcadell!», li van dir.

No tan comprensius van ser els Pelletier d’Arlés: quan els va explicar que ell només pretenia fer unes braçades innocents en la seva piscina de Vallvidrera, se’n van burlar. Les lloances al bon clima provençal no van impedir que avisessin els gendarmes. Li van permetre una trucada: «Porta’m roba», va demanar a la dona.

Menys sort va tenir a la mansió dels McCallister d’Illinois. Aficionat a la caça, John McCallister Jr. va abatre l’intrús d’un precís tret d’escopeta. Al Chicago Tribune, va declarar que l’havia confós amb un dels ànecs salvatges que solien envair-li la propietat. L’incident va promoure un debat encès sobre els drets dels animals i l’ús d’armes de foc. Mentrestant, el cos de l’Otger Forcadell retornava a Vallvidrera. Ara per via aèria.

Jordi Masó Rahola

Granollers (Barcelona)

 





 CATEGORÍA EN CASTELLANO:





Sin filtro

Se fue a comprar tabaco hace tres días y no ha vuelto, saca el tema el mulero tras vaciar la copa de anís de un trago. Conociendo a su señora, no me extraña, bromea el cabo de la Guardia Civil. Los parroquianos festejan con una sonora carcajada el gesto grosero con el que la autoridad acompaña el comentario. Se mofan los hombretones, porque es costumbre siempre que se habla de las mujeres del pueblo en la taberna, cuando alguien recuerda que a la hermana del Emilio le pasó lo mismo. Y vuelven a hacerlo al contar otro, con buena memoria, cómo Antón, el de la vaquería, también plantó a su santa de igual modo. Ríe Tirso, en la mesa coja del rincón, que desconocía que entonces hubo de casarse con el molinero para sacar adelante a sus tres criaturas. Interrumpe la partida para burlarse de la una, de la otra y de la otra el de la cañada y aplaude la hazaña del uno, del otro y del otro el boticario. Y sonríe el viejo que se lleva dos olivas a la boca, celebrando que nunca nadie se haya preguntado por lo que pueda esconderse en el sótano de su estanco.

David Vivancos Allepuz

Barcelona