dijous, 10 de desembre de 2015

GUANYADORS DE NOVEMBRE / GANADORES DE NOVIEMBRE (V EDICIÓ / V EDICIÓN)






*Assumpta Molist i/y Xevi Cunill, 
personal del Bibliobús Tagamanent (El Taga).



Els microrelats guanyadors de la convocatòria del mes de novembre de la V edició del Microconcurs són:



Los microrrelatos ganadores de la convocatoria del mes de noviembre de la V edición del Microconcurso son:






CATEGORIA EN CATALÀ:






Testos i olles

Durant anys vam inculcar al nostre Eudald unes normes estrictes de conducta. I esperàvem que, en arribar a la pubertat, ens desobeís. Que se'ns enfrontés.

Però les nits que surt amb els amics, sempre torna, obedient, abans de les onze del vespre, tan clenxinat com ha marxat i ben sobri (una sobrietat impertinent, desafiadora). << Hola pare, hola mare >>, ens saluda, amb un to tan respectuós que resulta provocatiu.
D'amagat li regirem les butxaques de la jaqueta per buscar-hi infructuosament tabac, restes d'algun polsim delator o l'embolcall rebregat d'un preservatiu (<< potser ho fa sense precaucions >>, ens diem esperançats). És un estudiant modèlic, no expressa dubtes ni inquietuds, mostra una seguretat insultant. I en lloc d'odiar-nos, s'entesta en estimar-nos, una estimació que li vam dedicar amb la convicció que ens correspondria amb el menyspreu que escau a un adolescent com cal. Tanta bondat ens irrita! << Aquest noi va mal encaminat >>, solem dir.

Només ens queda el consol de pensar que l'obediència pot ser una forma de rebel·lia: l'Eudald sap el que volem d'ell  -que sigui un jove malcarat i indisciplinat-  i ens porta la contrària, com nosaltres fèiem a la seva edat.

Jordi Masó Rahola
La Roca del Vallès (Barcelona)








CATEGORÍA EN CASTELLANO:







El confesor

El último confesor oficial del convento femenino de clausura (el joven cura párroco de la localidad), se dio cuenta enseguida del rumbo desbocado que tomaría su vida, si acaso quisiera sacar el mejor partido de su atractivo personal. Ya desde el inicio de su ministerio, supo adivinar que las faltas confesadas por varias de las novicias no eran reales, sino burdas excusas para guardar fila junto al confesionario, a fin de arrodillarse frente a él y hacerle partícipe en voz baja de sus más velados anhelos. También fue consciente de que, por mucha disciplina que pidiera a sus contritas feligresas, él no era el más indicado para derrotar a los demonios lascivos que las acosaban sin tregua. Y que cuando confesara sus propios pecados (de pensamiento -que no de obra) al obispo de la diócesis, éste le apartaría del cargo de manera fulminante.

El nuevo confesor, en cambio, es un anciano amable y comprensivo con las cuestiones de la carne. No impone severas penitencias pero, aun así, ha hecho descender notablemente el número de confesiones desde su llegada. Ello demuestra, a juicio del señor obispo, que los consejos de la experiencia siempre duran más, y son mucho más adecuados.

Pedro Herrero Amorós
Castellar del Vallès (Barcelona)









8 comentaris:

  1. Encantado de compartir podio (y un tratamiento muy similar de la ironía) con mi amigo Jordi Masó.

    ResponElimina
  2. Mi enhorabuena a los dos ganadores. Pido disculpas de antemano pero no puedo dejar pasar un error ortográfico en el relato El confesor, de Pedro Herrero, en el segundo párrafo, tercera línea: "...ha echo descender..." echo va con hache por ser del verbo hacer. Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estimada Ana. El error ortográfico se trata de una errata en la transcripción del microrrelato al blog. Ya hemos procedido a su rectificación. Muchas gracias por su observación. Atentamente.

      Elimina
    2. Gracias, un cordial saludo para todo el equipo y de nuevo mis felicitaciones a los ganadores.

      Elimina
  3. Es un relato genial, muy bueno Pedro felicidades.

    ResponElimina
  4. Moltes felicitats a tots dos. Dos relats genialment irònics..

    Dues abraçades...!!

    ResponElimina
  5. Enhorabuena a los dos ganadores. Muchas felicidades.
    Saludos.

    ResponElimina