dijous, 14 de febrer de 2019

GUANYADORS DE GENER / GANADORES DE ENERO (VIII EDICIÓ / EDICIÓN)










Els microrelats guanyadors de la convocatòria del mes de gener de la VIII edició del Microconcurs són:



Los microrrelatos ganadores de la convocatoria del mes de enero de la VIII edición del Microconcurso son:






CATEGORIA EN CATALÀ:



*"Tintin au Tibet" d'Hergé (1960).



Bigfoot

Les petjades sobre la neu eren ben fresques. D’aquella mateixa nit. El pols se li va accelerar quan es va ajupir a contemplar-les de prop. Les va fotografiar des de tots els angles a la llum de la primera claror del dia. Després, les va mesurar. Cinquanta-dos centímetres i mig des de la base del taló fins a l’extrem del dit gros. Una esgarrifança li va recórrer l’espinada.
Va seguir el rastre que serpentejava entre els arbres i es dirigia cap a la gran paret de roca calcària que tancava la vall a llevant. Instintivament va carregar el rifle. Durant els trenta anys de cerca havia pensat sovint en el moment que es produiria la trobada. No sabia què faria. Matar-lo? Capturar-lo? Guanyar-se la seva confiança? Alguna cosa li deia que es trobava molt a prop de descobrir-ho.
En sortir del bosc el va veure. Estava ajagut a recer d’una balma. S’hi va acostar lentament. Era encara més gran del que havia imaginat. Dormia profundament, com un infant. Va poder contemplar, de prop i sense pressa, aquell cos descomunal i les faccions humanes sota el pèl.
Va allargar la mà i li va fregar l’espatlla sedosa. Després, es va arraulir al seu costat i es va adormir feliç de saber que no estava sol.

Carles Castell Puig
Sant Cugat del Vallès (Barcelona)






 CATEGORÍA EN CASTELLANO:





Abrazos

“¿Elena?” Susurró el nombre con timidez. Antes de sacarlo de su error ya me había abrazado y dado dos besos. Los abrazos de los desconocidos son como el sol de invierno. Fríos y desconcertantes. Cuando me di cuenta ya estábamos tomando un café. Me contó que se había divorciado. Que su hija vivía en Londres. Que me encontraba distinta. Y que continuaba con su estudio de arquitectura. Yo me limitaba a asentir.  Me preguntó por Fidel. Le dije que ya no estábamos juntos. Afirmó que el pelo corto me sentaba bien. Yo le dije que apenas lo encontraba cambiado a pesar de todos estos años. “¿Quince?”, me aventuré a preguntar. “Veinticuatro”, corrigió él. Durante un momento percibí la duda en sus ojos, cuando los fijó en los míos. La Elena que yo había decidido ser esquivó su mirada e insistió en pagar la cuenta. En su hotel, nuestros abrazos ya conocían la misma rutina que la de los viejos amantes. Mientras nos vestíamos, esquivamos nuestras miradas. Nos despedimos delante de un taxi. Me invitó a ir a Zaragoza. Le pregunté cuándo volvería a Pontevedra. Finalmente me dio un último abrazo, de esos que habitan aeropuertos y tanatorios, mientras me decía al oído: “Me llamo Manuel”.

Arantza Portabales Santomé
Teo (A Coruña)

8 comentaris:

  1. ¡Qué requetebueno! No podía ser de otra más que de la Meiga del Microrrelato.
    Felicidades.

    ResponElimina
  2. Enhorabuena a los dos.
    ¡Enorme, Arantza, enorme!!

    ResponElimina
  3. Gracias por dejaros abrazar. Un beso grande desde la Tierra Meiga!

    ResponElimina
  4. Un placer compartir pódium de nuevo contigo, Arantza. Un gran micro, como siempre!
    Carles

    ResponElimina
  5. Pero cómo no voy a ser tu fan si escribes estas maravillas! Grande, Arantza!
    Felicidades, también, Carles. Me gustó mucho.

    ResponElimina
  6. Muchas gracias, Gabriel y Miguelángel. Ojalá podamos continuar combinando, Arantza.

    ResponElimina
  7. Genial cusnto felicidades a la escritora

    ResponElimina