dimarts, 9 d’abril de 2019

DONATIUS / DONATIVOS (62)






Fitxa bibliogràfica / Ficha bibliográfica

Signatura N Tom
Classificació 834.4"19"
Autor Tomeo, Javier
Títol Cuentos perversos / Javier Tomeo
Publicació Barcelona : Anagrama, 2002
Descripció física 146 p. ; 22 cm
Col·lecció Narrativas hispánicas (Anagrama) ; 324
ISBN / ISSN 8433924958






El festín de las ratas

Esta tarde los mismos contertulios que ayer llegaron a las manos se muestran especialmente apagados, como si pensasen que hoy, día de San Remigio, no valiese la pena entrar en discusiones.
No hay pues broncas. Solamente don Servando se permitió hace un momento presentar débiles objeciones a la política agraria del Ministerio de Agricultura, que poco antes había defendido con tibieza don Nicanor, pero ahí quedó la cosa. Al final todos acabaron quedándose dormidos y el inmenso salón del casino se llenó de imperiales ronquidos.
Fue entonces cuando los aviesos camareros, enloquecidos por los ronquidos de tanto parásito, decidieron intervenir. Soltaron las inmensas ratas que tenían enjauladas en el sótano, se pusieron a buen recaudo y desde lo alto de las sillas contemplaron con ojos de buitre cómo los roedores iban dando cuenta de todos aquellos carcamales.
No sobrevivió ni un solo contertulio. Las ratas, ahítas, regresaron a sus jaulas y los camareros, satisfechos, bajaron de las sillas y se estrecharon recíprocamente las manos. Había empezado un nuevo siglo.

Javier Tomeo







Fitxa bibliogràfica / Ficha bibliográfica

Signatura N Vei
Classificació 834.4"20"
Títol Veinte cuentos
Publicació [Madrid] : Planeta Humano, [2001]
Descripció física 71 p. : il. ; 16 cm
Matèria Microrelats
Títol secundari 20 cuentos






Soledad

Le fui a quitar el hilo rojo que tenía sobre el hombro, como una culebrita. sonrió y puso la mano para recogerlo de la mía. "Muchas gracias", me dijo, "muy amable, ¿de dónde es usted?" Y comenzamos una conversación entretenida, llena de vericuetos y anécdotas exóticas, porque los dos habíamos viajado y sufrido mucho. Me despedí al rato, prometiendo saludarle la próxima vez que le viera, y si se terciaba tomarnos un café mientras continuábamos charlando.
No sé qué me movió a volver la cabeza, tan sólo unos pasos más allá. Se estaba colocando de nuevo, cuidadosamente, el hilo rojo sobre el hombro, sin duda para intentar capturar otra víctima que llenara durante unos minutos el amplio pozo de su soledad.

Pedro de Miguel






Moltes gràcies a la Biblioteca Can Sumarro de L'Hospitalet de Llobregat pels seus donatius.


Muchas gracias a la Biblioteca Can Sumarro del Hospitalet de Llobregat por sus donativos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada