dissabte, 11 de juny de 2016

MICRORELATS DE MAIG / MICRORRELATOS DE MAYO (1)



Publiquem els microrelats que van arribar a les deliberacions finals en la categoria en castellà de la convocatòria de maig.

Recordem que els microrelats concursants publicats al blog s'inclouran en una publicació en paper que recollirà aquells textos guanyadors i finalistes de cada categoria de totes les convocatòries mensuals.







Publicamos los microrrelatos que llegaron a las deliberaciones finales en la categoría en castellano de la convocatoria de mayo.


Recordamos que los microrrelatos concursantes publicados en el blog se incluirán en una publicación en papel que recogerá aquellos textos ganadores y finalistas de cada categoría de todas las convocatorias mensuales.








*Texas black birds de Zilenna-Stock.



Los pájaros

Picoteado salvajemente por innumerables bestias, Alfred cierra los ojos en un vano intento de conseguir un fundido a negro.

Iolanda Barenys Ruiz
Barcelona








Pereza

“Vaya -se dice con desgano-, lo que me faltaba”. El llanto del bebé le ha hecho detenerse en el rellano de las escaleras. Se pregunta por qué ha tenido que llorar en ese momento. No se decide a regresar.  El ascensor está descompuesto y hace un calor de los mil demonios. Se encoge de hombros y sigue bajando. El crío tendrá que arreglárselas solo.  Además, ya no le quedan balas.

Kalton Bruhl
Comayaguela (Honduras)








Donde habitan las luciérnagas

Una vez al año, en la única noche que tenemos permitido salir de nuestro hogar, toda la familia nos vamos de excursión al pantano en el que viven las luciérnagas.  El primer año se asustaron de nuestra presencia y dejaron de brillar. Ahora, sin embargo, ya se han acostumbrado e incluso lo iluminan todo con más fuerza, creando un baile perfecto durante horas. Así, su luz se entremezcla con las sombras de la noche, con la luz de las estrellas,  con la naturaleza agreste libre de la acción del hombre y con nosotros que las contemplamos boquiabiertos. Al amanecer, cuando ellas se van, nosotros lo hacemos también, soñando con que al año que viene volveremos a verlas. Porque, incluso a los que ya solo somos retazos de oscuridad bajo tierra, nos gusta recordar que en algún lugar la luz sigue existiendo.

Judith Priay
Barberà del Vallès (Barcelona)









Volver a ser una familia

Mi hermana menor y yo caminamos por la playa. Vamos a encontrarnos con papá. Hace años que no lo vemos y la emoción nos ha puesto nerviosas. Pero nos damos aliento y seguimos. Ya lo divisamos. Está contemplando el ocaso junto con su novia y su hijita nueva.
Nos ponemos frente a sus narices y, mirándolo a él, comenzamos a cantarle una canción, como hacíamos de niñas. Papá se pone pálido. Para completar la sorpresa, mamá y mi hermana mayor se acercan por detrás de ellos tres y disparan, eliminando a las que sobran.

Leonardo Dolengiewich
Mendoza (Argentina)








Cosecha

El amanecer trae al campesino –con su yunta de bueyes y arado– hasta el litoral. Allí, ante la mirada de turistas y no turistas, se adentra en las aguas y comienza a roturar la bahía.
Todo afán por detenerlo resulta fallido. No solo muestra a los controladores su adecuada licencia, sino que los sorprende con el Aval de la FAO para el usufructo de parcelas marítimas.
Varias lunas después, hoces y redes, dan inicio a una extraña cosecha.

Luís de la Cruz Pérez Rodríguez
Yaguajay (Cuba)





1 comentari:

  1. Enhorabuena a los finalistas y al jurado, buena selección.

    ResponElimina