dijous, 11 de juny de 2020

GUANYADORS DE MAIG / GANADORES DE MAYO (IX EDICIÓ / EDICIÓN)




*Alberto Gil, 14è Premi L'H Confidencial de Novel·la Negra  / 
14º Premio l'H Confidencial de Novela Negra 2020, 
amb / con Las jaurías.





Els microrelats guanyadors de la convocatòria del mes de maig de la IX edició del Microconcurs són:




Los microrrelatos ganadores de la convocatoria del mes de mayo de la IX edición del Microconcurso son:





CATEGORIA EN CATALÀ:





Miniatures

Ahir vam acudir a la reobertura del museu de miniatures. Quan portàvem una estona gaudint d'aquelles diminutes creacions, el guia ens va convidar a contemplar una nova i sorprenent peça. Es tractava, segons ell, de la més petita del món, imperceptible per a l'ull humà: un gra d'arròs sobre el qual s'havien replicat totes i cadascuna de les miniatures del museu. Ens va semblar absurd, tenint en compte que l'única cosa que anàvem a poder veure eren les vitrines, però no les miniatures. Encara així, vam acceptar la seva invitació. Vam accedir a una nova sala que tenia les parets envidrades i el sòl de color blanc. Allí vam trobar les mateixes peces que ja havíem vist: El Taj Mahal tallat en la punta d'un llapis, la Gran Muralla Xinesa construïda sobre la llavor d'una síndria, l'skyline de Nova York al cap d'una agulla, però ni rastre de la nova peça. No enteníem res, fins que, a través de la paret de cristall, vam veure un enorme ull acostant-se.

Francesc Barberá Pascual
Benissa (Alacant)






CATEGORÍA EN CASTELLANO:




Una historia de terror psicológico

Este es el costado dócil de los sucesos, pero el cuento, en realidad, es el otro. La primera parte viste de pinceladas en colores pastel. Una mujer feliz, joven, con un aura en sus pupilas; con rizos que penden inmaculados e inefable sonrisa. Carla. Ella es madre y su retoño resplandece, lleno de vida; juega y ríe a carcajadas. Tiene la boca manchada de jugo, pero un magnetismo inigualable en sus gestos. De fondo, la música, el olor a primavera, la calidez de un sol tenue que irrumpe. La cámara lenta, con un halo onírico; y ella con su desabillé rojo y pies descalzos. Algo la alerta, baja la vista con expresión intranquila; ve cómo él le clava los ojos con una expresión de feroz espanto. Le brotan las lágrimas, pero parece no llorar. De su sien nace un huraco, ella corre para abrazarlo y prometerle que todo va a estar bien, pero los metros que los separan son leguas y él se desploma para caer de espaldas. La pequeña mesa a su lado tiene rastros de algo espeso, de un rosado cuasi rojizo. El cuento comienza en esta parte, porque la verdadera historia es la que no puede expresarse, la que transcurre los siguientes minutos con ella. Con lo de adentro.

Ezequiel Varone
   Buenos Aires (Argentina)